Ante el paradigma de la emergencia cardíaca

Es fácil ver los hechos trágicos referentes a la salud como lejanos, no obstante, pueden encontrarse más cerca de lo que pensamos.

Un medio informativo de difusión nacional publicó recientemente un hecho de emergencia cardíaca que concluyó en un “acto heróico”. A pesar que afortunadamente la historia encontró un final feliz en donde se evitó la tragedia de una pareja joven y su bebé recién nacido, la fuerte realidad es que pocos, muy pocos, consideramos este hecho como algo factible o cercano a nuestra vida diaria.

La historia que este medio nos presenta es la de «[…] una pareja que había dado su primer paseo en familia, a tan sólo una semana del nacimiento de su bebé, vivió un gran susto debido a que la pequeña dejó de respirar cuando se encontraban en un centro comercial» (unotv.com, octubre 2018). Lo que debía ser un paseo para tener dentro de los recuerdos gratos del primer hijo, repentinamente se convirtió en una escena diferente a esta idea, algo ajeno a nuestro pensamiento donde incluso podemos verlas como escenas de ficción: «[…] cuando el padre se dio cuenta de la emergencia, apoyó a su hija y trató de reanimarla con RCP pero no tuvo éxito. La esposa al mismo tiempo llamaba al 911 para pedir ayuda», continúa el medio.

El hecho no terminó en una tragedia fatal gracias a una serie de elementos clave, desarrollados en segundos, que arrebataron al neonato de una posible defunción. Primero, los padres se percataron inmediatamente de la falta de respiración; segundo, el padre comenzó con la técnica de RCP (Reanimación Cardiopulmonar); tercero, hubo una reacción inmediata por parte de la madre para buscar ayuda; cuarto, la pronta y especializada respuesta de los oficiales en conocimientos cardiovasculares; y quinto, la llegada de los paramédicos, como indica el mismo medio. Todo esto se desarrolló en no más de diez minutos.

Si no sucede cualquiera de los hechos anteriores, es muy posible que el bebé no hubiera sobrevivido, a lo cual podemos decir que los héroes fueron todos por su acertada y precisa reacción en cadena donde el conocimiento compite contra el tiempo. Con base a lo anterior, la realidad es que nadie (no importa edad, género, creencia, e incluso en ocasiones si goza de buena salud) se encuentra exento de una emergencia cardiovascular; y el tiempo, en conjunto con una capacidad de reacción certera, son la clave.

Es fácil pensar que estos acontecimientos son lejanos a nosotros, casi mitológicos, no obstante, este riesgo no considera hora, fecha, o personaje a quién acechar; incluso menores de edad, un área difícil de visualizar, pero real. De ésto, la Licenciada en administración financiera, Lourdes Basave Camarena, y cofundadora de Confianzza, nos platica que esta situación puede encontrar adultos y menores por igual: «Dentro de la empresa, y en lo personal, estoy enfocada en pediatría, ya que soy mamá de niños pequeños y me doy cuenta que todos los días los niños están expuestos a varias situaciones que pueden requerir asistencia de una persona capacitada para evitar una tragedia. Por eso es muy importante que todos los padres de familia tomen conciencia de la importancia de saber cómo activar la cadena de supervivencia de la AHA (American Heart Association), saber dar RCP de alta calidad, y saber utilizar un DEA.»
Es ante esto la importancia de una cultura que reivindique el paradigma de la emergencia cardíaca frente al escepticismo y un pensamiento común: «esto no me sucede a mi». El hecho es que si sucede, y sucede con más frecuencia, con una manera más irregular que antes, debido a factores tanto de riesgo natural (como el caso anterior de un bebé con pocos días de nacimiento) como los factores de cambio en las costumbres de consumo, ritmo de trabajo, sistemas sociales y forma general de vida.

¿Por dónde y cómo es posible generar este cambio tan importante? A través de una revolución cultural respecto a la vida, con el conocimiento en Reanimación Cardiopulmonar (RCP) y en utilización de un Desfibrilador Externo Automático (DEA) —mediante cursos especializados para todo el público— en conjunto con la generación de espacios cardioseguros. Éstos últimos se consideran como aquel lugar que concentra una serie de elementos, humanos y materiales, necesarios para asistir a una persona los primeros minutos después de haber sufrido un paro cardíaco.

Es con base a lo anterior la relevancia que empresas, instituciones y organizaciones en general brinden estos servicios y productos elementales para lograr seguridad ante emergencias cardíacas. Confianzza es una de estas empresas cuyo objetivo y enfoque principal es la vida, concentrando sus servicios en soluciones, cursos informativos y equipos técnicos que sirvan para salvar vidas.

– – –
Confianzza es un empresa focalizada en proteger la vida de las personas y sus actividades diarias a través de la capacitación sobre cómo reaccionar ante casos de emergencias cardíacas, en conjunto con las herramientas técnicas más adecuadas para ejecutarlo. Para todos aquellos que se encuentren interesados en obtener más información general, conocer sus cursos, o instruirse sobre cualquiera de productos y/o servicios en la cultura de salvar vidas, pueden contactarnos aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *